Cuida tu Cuerpo y Cabello de forma natural

La Manteca de Karité

fundamentos

El poder protector del aceite de oliva

 

El olivo (Olea europaea) es el fruto de donde se extrae el aceite de oliva ‘’el oro líquido’’. El olivo ha estado siempre muy ligado a la zona Mediterránea. Ya en el Paleolítico hace miles de años se conoce que hubo olivos. En Egipto 2000 años a.C se usaba con finalidad cosmética y estaba ligado su uso a la diosa Isis la cual se suponía enseñó a los hombres a cultivarlo. Pero en la Península Ibérica fueron los fenicios quienes introdujeron el cultivo del olivo, sobre todo en la zona sur que actualmente es Andalucía.

El aceite de Oliva se extrae del fruto en su punto maduro a finales de otoño. De la primera presión del fruto sale el aceite de oliva virgen extra, que tiene mayor calidad que las siguientes presiones del fruto.

Nuestra dieta mediterránea es rica en el uso del aceite de oliva pero es un fruto que beneficia tanto en el uso culinario como en la cosmética natural.

 

La composición del aceite de Oliva tiene en su gran mayoría ácidos grasos como son el ácido oleico, ácido palmítico, ácido linolénico, además de polifenoles y vitaminas A, D, E y K. El poder protector del aceite de oliva se debe a la conjunción de todos estos ingredientes que vamos que protección aporta a nuestra piel:

 

  1. Vitamina A: Ayuda a la regeneración de las células reparando tejido dañado,  además estimula la elastina y el colágeno en nuestra piel. 
  2. Vitamina D: También nos la aporta el sol pero una forma también de obtenerla es aplicando el aceite de oliva en nuestra piel además así evitamos la radiación continuada del sol. Mejora problemas cutáneos como eczemas o dermatitis o psoriasis además de mejorar las pieles que sufren de acné. 
  3. Vitamina E: atenúa cicatrices y marcas en la piel y al igual que la vitamina D ayuda a reducir las marcas de acné en la piel. Es un escudo natural que protege contra la radiación solar y a nivel celular hace también las veces de escudo protector como antioxidante.
  4. Vitamina K: Es una ayuda extra para que el organismo cree tejido nuevo. 
  5. Polifenoles: Aumentan la resistencia de los vasos sanguíneos ayudando a que la piel esté más elástica, firme y rejuvenecida.

Un elemento que compone al aceite de oliva virgen extra es el Escualeno.

  • Escualeno: es un activo emoliente de penetración fácil en la piel que ayuda a luchar contra la deshidratación y a aumentar la barrera lipídica. Esto es posible porque en composición es muy parecida a los lípidos naturales de nuestra piel manteniéndola elástica, suave y antienvejecimiento. 

El aceite de Oliva es un ingrediente único  con un gran poder hidratante, reparador y regenerador tanto para el cuerpo como para nuestro cabello pues nos ayudará a que nuestro cabello tenga brillo, este nutrido, estimula el crecimiento del cabello y fortalece el folículo piloso porque elimina el sebo que se acumula en el cuero cabelludo que no deja que crezca pelo nuevo. 

 

Como vemos el aceite de oliva, mejor si es virgen extra, es muy beneficioso para usarlo en nuestra piel y en cosmética natural es un ingredientes muy valorado que se suele incluir en productos junto a otros ingredientes naturales: cuerpo, manos, cara, cabello y cuero cabelludo….todas las zonas de nuestra piel puede probar los beneficios y bondades de este oro líquido. Tenemos muy interiorizado su uso en la cocina pero creed que es un ingrediente muy potente para mejorar nuestra piel y cabello de manera directa o mezclado en productos. Úsalo y recomiéndalo para que otros se beneficien también de esta maravilla que nos rodea. 

 

fundamentos

Y lo imprescindible que debes conocer 

Esta composición  de la manteca de karité trabajan conjuntamente para aportar a la piel:

  1. Hidratación: protege a la piel de la deshidratación, sobre todo en las pieles secas y muy secas.
  2. Cicatrización: atenuando y ayudando a regenerar la piel en zonas donde ha habido una herida o lesión.
  3. Estimulación celular: ayudando en el metabolismo celular y ralentizando el envejecimiento de la piel.
  4. Para todo tipos de pieles: si algo bueno tienen la manteca de karité es que tiene muy poca reacción de intolerancia en las distintos tipos de pieles. Pieles problemáticas o con problemas cutáneos como eczemas, dermatitis o con necesidad de regeneración tienen en la manteca de karité un aliado natural.

 

Debemos añadir que entre los composición de la manteca de karité que hemos visto hay una parte de la composición muy interesante y son los insaponificables. Estos insaponificables forman parte de la grasa y ayuda a que sea la manteca de karité un ingrediente muy interesante en la elaboración de jabones naturales. 

 

     Los insaponificables combinan y trabajan muy bien con el hidróxido de sodio (sosa cáustica) que se utiliza en la elaboración de jabones naturales. Las propiedades naturales de la manteca de karité se mantienen inalterables cuando se mezcla con la sosa cáustica y por tanto sigue aportando sus propiedades y beneficios a la piel con el uso de jabones naturales que lo contenga. Será jabones muy nutritivos, hidratantes entre otros beneficios que tiene la manteca de karité sobre la piel.

 

    Nuestra fé en la manteca de karité queda más que justificada: es un ingredientes natural con gran poder sobre nuestra piel que podemos utilizar directamente, mezclado en cremas o en jabones naturales  tanto para nuestra piel como para mejorar nuestro cabello.

 

Acción en la piel

Este es el resumen

Su vitamina “A” estimula el colágeno

Cicatriza y atenúa las marcas

Estimula la producción del colágeno

Promueve la elastina

Atenúa el enrojecimientos de la piel

Ralentiza el envejecimiento 

Restaura la barrera protectora

Ilumina e hidrata profundamente

Y lo mejor, ¡ Para todo tipo de pieles !

0
    0
    Tu Carro
    Carro VacíoVolver a Tienda